lunes, 12 de junio de 2006

Ella y yo

Tengo muchos amigos. Amigos de esos íntimos. De esos..., de esos a quienes cuentas pequeños secretos, ya sabes ¿no?. Ahora tengo una nueva amiga, muy enrollada y tal, es muy divertida, ¿sabes?, siempre se está riendo y me gusta mucho hablar con ella. Me escucha atentamente y me siento importante cuando me mira así, ya sabes tío... ¿de esa manera que te miran las tías cuando les molas? Pues así me mira ella, y me hace sentir especial. Mis amigos dicen que a ellos también les mira así; pero no hagas caso, son unos envidiosos. El caso es que le he hablado de Elena. Elena es la tía que me mola y creo que yo le molo a ella, pero como soy un pringao no me atrevo a decírselo. Se lo he contado a mi amiga y ella me da consejo, y me siento muy a gusto cuando me dice lo que tengo que hacer. Quiere que invite a Elena a una coca cola y que le suelte todo el rollo de sentimientos y eso, ya sabes tío, pero me corto un mazo. Además, ¿por qué no da el primer paso ella? Yo ya le dije un día que me gustaba, pero por si acaso, luego le dije que era cachondeo y me siguió la broma. Es una chica lista, me lo paso bien con ella y está buena. El otro día nos dimos un beso (de esos largos, no te creas) y me gustó, la verdad. Pero no me atreví a pasar de la segunda base. Se lo conté a mi amiga; te he dicho que le cuento todo, ¿no? Bueno, todo, todo, no... aunque un día le dije que ella era tres veces más guapa que Elena, tres veces más divertida y que estaba tres veces más buena. Se rió y me dijo que a lo mejor no me gustaba tanto Elena... pero mira, ahí está equivocada, a mí quien me gusta es Elena. Anoche se lo decía en un sms a mi amiga. Estuvimos pasándonos sms, bromeando sobre la noche. Es que un día le dije que estaba como para un revolcón, o dos, le bromeé diciendo que el día que llevase cuatro copas le iba a dar caña y ella me contestó que necesitaría dos, para seguirme el rollo, así que hicimos una especie de pacto: 4-2 y ¡lío!. Pues ayer fuimos a una fiesta y me tomé seis tragos, y como ella había tomado dos, le dije que tocaba lío, bromeando ya sabes, que a mi quien me gusta es Elena, pero ¡no!, me había pasado de lo pactado. Así que, como te decía, al final como eso de escribir cansa tanto, la llamé al móvil y hablamos hasta el amanecer. ¿A que mola mi amiga? No se enfada porque la llame a esas horas. Te he dicho que soy un poco pringao ¿no? A mí quien me gusta es Elena, pero me da corte llamarla...

6 comentarios:

aprendiza de risas dijo...

"Donde dije digo
digo Diego..."

Aysss el amor!!! Este "pringao" (le pusiste el nombre que ni al pelo)está loquitamente enamorau de su amiga, de la que llama a las tantas de la mañana... Elenita es sólo una tapadera, una excusa...
Pobre tío... ¡a sufrirrrrrr!!!
Besitos cosita mona,

yo dijo...

pos va a ser que le gustan todas como a todos.
Besos

Dr.M dijo...

Ya lo dijo Harrison Ford en no se que pelicula (muy mala por cierto).

Sabes como una mujer puede excitar a un hombre? Acudiendo a una cita. Somos faciles.

(mas o menos era algo asi)

fantasía dijo...

A aprendiza: te echaré de menos, un besito.
A yo: ¿en serio? ¿así sois los chicos? ¡no puede ser! besito igualmente.
A dr.m: Algunos no tan fáciles dr :) Gracias por pasarte a echarnos un vistazo. Besito.

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.