domingo, 27 de abril de 2008

Por el trabajo en equipo ;))


A mi salsero favorito, que nunca me olvida. Gracias...

lunes, 21 de abril de 2008

La realidad es una danza

Una mujer sueña que acaba de acostarse en su dormitorio. De pronto la ventana se abre violentamente y un negro musculoso entra en el cuarto. Está desnudo y exhibe un miembro enorme en plena erección.

-¡Socorro! -grita la dama. Dios mío, ¿qué me va a suceder?

El negro le responde dulcemente:

-No lo sé, señora. ¡No soy el que sueña, sino usted!

viernes, 11 de abril de 2008

miércoles, 2 de abril de 2008

Y parece que fue ayer...

...cuando te tenía en los brazos y llenaba tu cuerpo de besos...

El tiempo pasa inexorable y me recuerda esa cita de Benjamín Franklin que dice:

“No malgastes tu tiempo, pues de esa materia está formada la vida”.

El domingo fue tu cumpleaños. Ya tienes veinte años, eres toda una mujer, y yo, sigo viéndote como mi niña... mi pequeña...

El tiempo pasa, o no pasa. El tiempo es relativo. A veces basta un instante y otras no llega con una vida. El tiempo pasa inexorable aquí, en la tierra. Pero si viajamos por el espacio el tiempo se ralentiza. No te quepa duda, mi amor, el tiempo es relativo... Más nuestro paso por él no es para siempre. Cuando somos jóvenes creemos que la “vida” va a durar eternamente y dejamos pasar oportunidades, desperdiciamos esos instantes, esas horas, esos días, esos meses, esos años que son un regalo y una oportunidad. Pero el tiempo es implacable, se diluye entre los dedos, independientemente del uso que hagamos de él. Un día nos miramos en el espejo y contemplamos un rostro ajado que no reconocemos y entonces, asustados, miramos atrás y nos preguntamos: "¿Qué hice con mi vida?"

Amor mío, tú eres un ser especial. Tienes esa fuerza y esa valentía que te hace independiente. Y eso está bien. Y yo me siento orgullosa cuando miro tus ojos y TE VEO. Entonces sé que un día saldrás y te mostrarás tal cual eres: dulce, generosa, compasiva, cariñosa y muy sensible, precisamente de la sensibilidad radica la fortaleza. Así es como te veo, segura de ti misma, con carisma...

Sé que sabrás elegir siempre lo mejor para ti. Y sé que llegarás hasta donde te propongas. Y seguiré sintiéndome orgullosa al verte caminar con paso firme y decidido, porque sé, que , serás todo aquello que quieras ser, porque... cariño mío, ya lo ERES...
A esta vida venimos con una misión y pronto sabrás cuál es la tuya...

Siempre tendrás mi bendición. Te quiero...