miércoles, 28 de mayo de 2008

Cruce de caminos


Lo primero agradeceros vuestra participación en este cruce de caminos. Deciros, que todavía no he tomado una decisión, pero que ya no siento la presión. Colgar ese post me ha servido para darme cuenta que no importa el camino que elija, todos los caminos guardan secretos y aventuras por descubrir. Elegir la experiencia que quiero vivir en estos momentos es más importante, pero sin prisas, sin agobios... Elija lo que elija estará bien.

Dicen que la paloma es un buen augurio, que cuando nos encontramos asediados por conflictos, dudas o problemas, nos trae la esperanza de que se resolverán satisfactoriamente. Además es signo de la paz, fiel mensajero y amigo leal.

De los monos se dice que son una caricatura nuestra, que reflejan nuestros defectos, que son inquietos, vanidosos y chillones. Sólo quienes conviven con ellos los consideran animales libres, dotados de prodigiosas cualidades. En Psicoanálisis el mono refleja nuestra personalidad instintiva y constituye una llamada para que desarrollemos nuestra personalidad hacia niveles superiores, pero sin separarnos de la naturaleza y la espontaneidad.

Hoy miraba mi carpeta de fotos y esta imagen me cautivó, y no me pregunten por qué, me recordó mi estado actual.

A este macaco lo abandonó su madre y se encontraba muy deprimido en una clínica veterinaria hasta que conoció a la paloma. Hoy son inseparables.

¿Qué os sugiere a vosotros esta imagen?

viernes, 23 de mayo de 2008

El dilema

Nos volvemos a encontrar, de nuevo estamos frente a frente. El tiempo apremia y las prisas no son buenas consejeras, más el tiempo ¡apremia! ¡apremia! ¡apremia! ¡¡BASTA!! No me gusta la presión... Reflexionemos...
Cojo lápiz y papel y plasmo sobre él, en letras bien grandes, dos columnas:


---------"m"-------------------- -----------"p"-------------


Y doy comienzo...

La columna de “m” crece y crece mientras “p” permanece muda, impasible, contemplando inalterable lo que dice su rival. Cuando le toca su turno sólo escribe una palabra “seguridad”.

Contemplo ambas columnas, sopeso... vuelvo a contemplarlas, a sopesarlas y me pregunto: ¿Por qué la balanza no se inclina hacia un lado?, ¿Tanto pesa la seguridad? Aparto con cuidado la paja en busca del grano hasta que doy con él y, me vuelvo a preguntar, ¿¿Tanto pesa la seguridad? ?

Llegados a este callejón sin salida, sólo queda una solución: “la moneda”.

La rescato, la acaricio, le cuento, le pregunto, le pido su opinión y no sé por qué, pero con temor, la tiro al aire... y entonces, ella se pronuncia rotunda: “m”.

Doy un respingo a la vez que un ¡uff! Se escapa de mis labios. Aliviada le recuerdo a la moneda que sólo era su opinión...

Vuelvo al papel y busco algo que haga decantarse la balanza, NECESITO QUE SE DECANTE LA BALANZA... No encuentro nada, no se me ocurre nada, estoy cansada, agotada y no puedo pensar más, he tenido tres exámenes en 24 horas y estoy saturada. Chicos se me ocurre una última idea, ¿Quién sabe? Tal vez ayude a decantarse la balanza... Elegir una columna, de eso se trata. No importa el argumento, elegid tan solo, porque sí, porque te gusta esa letra, porque no te gusta, porque... ¡Da igual!, Elige una, ¡Por favor! Ya sé que es una idea tonta, que no va a servir de nada, que bla, bla, bla... Pero ¡Se me ha ocurrido! Y por mucho que intente reflexionar, no puedo olvidar una cosa: soy mujer, siempre le hago caso a mi intuición...

viernes, 16 de mayo de 2008

Feliz, feliz en tu día...

"Repasando el manual y siguiendo el protocolo..."

video


Mis mejores deseos son para ti, ya sabes... dos palabras y no es te nedor...

Con cariño...

(lo rescaté del baúl de los recuerdos: un beso lleno de magia)


martes, 6 de mayo de 2008

Diario

Diario de él
21 de mayo: Firmar ante notario. No sé porque los representantes sindicales son tan desconfiados.

22 de mayo: Clases de baile. ¡Cuántos pasos hay que dar para tener entre los brazos a una mujer!

23 de mayo: Sale a bolsa Inditex: comprar acciones. No sé si un hombre que cose camisas llegará lejos. Aunque... es gallego y si han llegado a la luna... ¡¡Apuesto por él!!

24 de mayo: ¡Soy un lince! He vendido las acciones, en dos horas he ganado una pasta. Cambiar cadena y piñones. Comprar ropa.

25 de mayo: Cena de despedida de ¿...? De esa que se va de la empresa.

26 de mayo: Me levanto bien temprano. ¡Menuda resaca! No me tengo en pie, cogeré la bici.

27 de mayo: Elegir accesorios para el coche, los más baratos. No me gustan nada los coches, menos mal que tardará dos meses en llegar.


“Diario sexual de un treintañero”
Sinopsis: Retrata entre aventura y aventura el perfil de un ser complejo: el hombre
Próxima edición: todavía sin editar



Diario de ella
"Quiero demostrar algo. No sé qué. Quizás un modo de satisfacer mi vanidad femenina. Quiero que los hombres me encuentren guapa y me lo hagan sentir... "

6 de julio 2000: Oigo el sonido de la televisión encendida en la otra habitación y me llega la vocecita de mi hermana, que entona la sintonía de un programa de dibujos animados americano... Dentro de mí no hay calma... Me admiro ante el espejo y me quedo extasiada... El placer de mirarme es tan grande y tan fuerte que de pronto se vuelve un placer físico, que llega con un cosquilleo inicial y termina con un calor y un estremecimiento nuevos, que duran pocos instantes. Después viene la vergüenza. Al contrario que Alessandra, nunca me entrego a fantasías mientras me toco.

24 de enero 2002: Cuando estoy en casa me conecto a Internet. Busco, exploro... todo aquello que me excita y que me hace daño al mismo tiempo. Busco la aniquilación que nace de la humillación. Busco los individuos más bizarros, aquellos que me tratan como una puta. Aquellos que quieren descargar rabia, esperma, angustia, miedo. No soy distinta de ellos.

Qué importa cuándo: En mi paladar se han entremezclado hoy cinco gustos distintos, cinco sabores de cinco hombres. Cada sabor es una historia, una porción de mi vergüenza. Estando desnuda en medio de ellos he sentido la pertenencia a un mundo desconocido. Pero después, saliendo de aquella habitación, mi corazón se ha roto en pedazos y he sentido una vergüenza indecible.

Pensé que ofreciendo sexo encontraría a alguien que me entendiese o quizás a alguien que me amase. Pero me encuentro en un laberinto del que no sé cómo salir...

Sinopsis: Retrata entre aventura y aventura el perfil de un ser sencillo: la mujer
Edición: 8 de marzo