martes, 8 de marzo de 2016

Porque no tenemos miedo a caer...


Hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, conmemoramos la lucha de todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia, alzaron la voz y salieron a la calle para exigir su participación en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. Cierto es que se han logrado muchas victorias, al menos sobre el papel, por que... ¿hemos conseguido la igualdad real?

Creo que no. De haberlo sido, hoy no hubiese escuchado tantas veces, de boca de hombres, "y el día del hombre, ¿cuándo es?" o... "¿no queréis la igualdad? Entonces no os felicito para que haya igualdad real"... y otros comentarios que ni merece la pena comentarlos.

Los datos hablan por sí mismos. Son evidentes las diferencias entre mujeres y hombres en casi  todos los ámbitos.

A nivel salarial, el hombre cobra un 18% más que la mujer. En los puestos de baja categoría esta diferencia es menor o no existe, el salario es irrisorio para ambos, pero sí en categorías superiores y/o puestos directivos.

A la hora de buscar empleo la mujer intenta conciliar la vida laboral y los cuidados. Por cada hombre que busca un trabajo parcial para conciliar, lo hacen 26 mujeres. Sólo un 15% de los hombres deja su trabajo después del nacimiento de un hijo/a.

Todas esas diferencias y otras, que vive la mujer en el tema laboral provocan que haya una brecha de género también en las pensiones; los datos dicen que en España es de un 34%.

Y las diferencias no son sólo de puertas para afuera, dentro del hogar, en pleno siglo XXI, somos las mujeres las que seguimos ocupándonos de las tareas domésticas, al menos en su mayoría. Y lo triste, es que son roles que tenemos tan asumidos, que nos pasan desapercibidos de tan normalizados que están en nuestras vidas... 

¿Y qué me decís de la violencia de género? Una de cada tres jóvenes entre 15 y 29 años considera "aceptable" y a veces "inevitable" que sus parejas supervisen su compañía o lo que es peor, ¡que no les permitan estudiar o trabajar!; según un estudio realizado por la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad,  La percepción social de la violencia de género en la adolescencia y la juventud.

Pero no pasa nada, sólo fueron 64 mujeres las que perdieron la vida el pasado año a manos de sus parejas, de esos hombres que un día (probablemente) dijeron que las querían, en lo bueno y en lo malo, en la enfermedad y en la salud, y hasta que la muerte les separe... 

Como dijo en una ocasión el periodista Jose María Calleja, "Imagina que mueren 50 jueces o 50 futbolista al año, la que se liaría". 

Hombres, que todavía os preguntáis por qué hay un día de la mujer y no existe el día del hombre, en serio... ¿os lo seguís preguntando?

No, no tenemos miedo a caer, sabemos sacudirnos el polvo sin perder la fe... seguiremos alzando la voz, luchando y reivindicando nuestros derechos, construyendo caminos...

Y para todos aquellos hombres y mujeres que les pueda interesar, aquí os dejo de regalo, en este día de "fraternidad",  un poema de Khalil Gibrán. Que lo disfrutéis...

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.
Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días. Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis juntos.
Pero dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.
Amaos con devoción pero no hagáis del amor una atadura.
Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.
Llenaos uno al otro vuestras copas pero no bebáis de una misma copa.
Compartid vuestro pan pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos y estad alegres pero que cada uno de vosotros sea independiente. Las cuerdas de un laúd están separadas aunque vibren con la misma música.
Dad vuestro corazón pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.
Porque sólo la mano de la vida puede contener los corazones.
Y permaneced juntos… pero no demasiado juntos.
Porque los pilares sostienen el templo pero están separados.
Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble.

jueves, 3 de marzo de 2016

A mi preciosa y querida Mar...


 Como a tus veinte años,
otra vez
a los cuarenta y dos,
el sentimiento de poder.
Desde tus entrañas
floraciones de colores intensos
se alzan y reverdecen.
Ves el mundo
desde una cima donde el aire es liviano
y donde bacantes
entonan cantos
 a los placeres exquisitos de la carne.
Diosas magníficas y sabias
te muestran el erotismo
que existe más allá de la piel,
en la plenitud de la vida.
 Con el pasado a tus pies,
león manso y domesticado.
Con el futuro abierto,
al otro lado,
desafías vientos y tempestades.
 
Hay suficiente temple en tus largos dedos
para tomar las bridas de rebeldes corceles
o irte flotando con los unicornios,
a recorrer las noches de luna.
 
Eres magnífica, Mar...
Templo enhiesto de tus elementos
altar de aire, de fuego,
mujer de agua y de tierra.
 Gioconda Belli 
(un "pelín" personalizado, jeje)
 

miércoles, 2 de marzo de 2016

Cartas van, cartas vienen: vienen del mar y no se detienen...


"Llevo en mi mundo que florece
















todos los mundos que han fracasado"  
Tagore


domingo, 21 de febrero de 2016

Corazón coraza



Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.
Benedetti