miércoles, 13 de agosto de 2008

"Al menos, tu voz"

Leía, mientras comía, una columna escrita por Ángel Gabilondo hace meses en la revista Psychologies: “Al menos, tu voz”. Como veis, el retraso en mis lecturas de ocio, es total, esta revista en concreto, la tengo pendiente desde el mes de noviembre. El caso es que hoy, mientras comía, en vez de leer a Marvin Harris (ya que tengo una cita con él en septiembre) tomé de la bandeja de mi mesa dicha revista.

(…)“Parece provenir de algo otro que uno mismo y que le es más interior que cualquier adentro. Empieza por resonar en quien se ve envuelto por lo que oye y que parece provenir de sí. Todo vibra y nos vemos atravesados por un sentir que busca componerse y trata de huir de nosotros hasta alcanzar a alguien. En realidad, la voz conforma y configura nuestro propio rostro y aspira a llegar a ser palabra.”

Estas palabras escritas con tanto acierto y leídas más tarde, en voz alta, en mi salón, cobran vida y resuenan en mis oídos de una forma tan atractiva, que caigo, o mejor dicho, me elevo, al pensar que la voz, ciertamente, ofrece, sintoniza… como dice Ángel Gabilondo: “la carne se hace verbo en ella volviendo del revés el misterio”.

¿Quién no se ha dejado arrullar por una voz? ¿Quién no ha buscado refugio en un cálido articular? ¿Quién no ha soñado y dejado acariciar lo más íntimo de uno mismo ante un dulce entonar?
La voz humana, el único instrumento musical capaz de transmitir palabras…
En mi memoria estallan voces que constituyen mi pasado y tienen aroma propio, voces que resuenan en mis oídos no tanto por lo que dicen sino por la mano que toca mi alma, otras forman parte del presente y conforman mi hogar; a veces añoro voces en el murmullo que oigo en cada silencio...
No hay nada como un paseo por el bosque o en su defecto un parque, para escuchar esas voces que pugnan por salir. Es el contacto con la naturaleza lo que lo hace posible, es el contacto con uno mismo lo que ha lugar. Tal vez esas voces que gritan en silencio y aspiran a ser palabra hablen de ti, o tal vez sólo busquen el medio para alcanzar a alguien, lo que no hay duda es que todos necesitamos oír esa voz...

(…) “Si no hay mucho que decir, al menos tu voz. Léeme, siquiera un texto ya dicho. Llama, aunque sea por error para preguntar equivocadamente. Recita, canta o cuenta esa historia que es ya la leyenda de vidas siempre por vivir. Pero dame tu voz, que es poético decir que no necesita remitir a contenido alguno. La voz es ya en sí misma un sentido singular. Déjame dormir en ella. Y, cuando sea preciso, fallecer al arrullo de su despedida”.

Ángel Gabilondo

11 comentarios:

Sergio dijo...

Es la voz interior la que sale del alma y que sólo cuando estamos solos grita fuerte y también en ocaciones lo hace en susurro.

Dejala salir yo la hago.

un abrazo

CalidaSirena dijo...

Hay voces que atraen, que nos hacen erizar la piel, hay voces como melodías, que nos hacen vibrar...
Me encanta sentir el susurro de una voz, que te llega al alma y te atraviesa la piel..
Besos muy cálidos linda

mi despertar dijo...

Bueno he vuelto a escribir a diario.A veces me pasa escribo no escribo. El tema de hoy candente aquí... me dejó pensando. Tener un amante, ... la dicha al orgasmo de un "solo un momento" destruye quizás la vida vivida, al lado de alguien que nos da todo, "por solo un orgasmo de placer............... Y guardo silencio esperando sus palabras en mi blog .Y como siempre besos y buefin de

y besos bella

Wilde dijo...

La voz es un regalo. Es lo más parecido que existe a algo único, la mirada.

besines,

EL LOBO ESTEPARIO dijo...

la voz de alguien puede envolver a veces mucho mas que cualquier caricia, los sentidos a veces se mezclan

MentesSueltas dijo...

Tambien valen nuestras voces... las palabrs dichas.

Hermoso

MentesSueltas

amor y libertad dijo...

una voz puede ser tremendamente envolvente y sensual, o no sensual pero envolvente, pero sabes que la palabra escrita puede conseguir el mismo efecto

beso

Beat dijo...

tan cierto es lo que haz dicho que,por raro que sea,inconscientemente trate de adivinar como seria tu voz recitando lo leido.
La voz es la mitad de la escencia,
si se sabe conjugar con las palabras adecuadas,el verbo se hara carne.

muy buen texto!!!

Brujería Tolteca dijo...

Fantasia!... que rico volver a tu rinconcito despues de una larga ausencia obligada...

las voces; energia, suzurros que ciertamente tienen un poder... y que pueden llevarnos a soñar...que duda cabe...te espero nuevamente y como siempre; Claudio

Pete Vicetown dijo...

Y yo que quería que la voz era Sinatra.
La mía ahora, está tomada por un constipado que la ha vuelto más ronca. Me gusta.
Y me quedaría con ella.
Pero no quiero vivir a cambio pegado a un kleenex.

Un beso.
Pete Vicetown

Darilea dijo...

Escuchar la voz del ser que se ama, es ver la luz en la noche, y calentarse cuando el frío nos congela.
Besitos :-)