miércoles, 29 de noviembre de 2006

¿Es posible atrapar una nube?


-¿Te traemos un café?
-Como queráis.
-¿Sólo o con leche?
-Como queráis...

La tarde es tan fría que invita a un café bien caliente. Pero el reloj dice que ¡No! Es hora de los vinos. Los cafés quedan relegados a un segundo plano. Pero insistimos: ¡Por favor, un cafelito para llevar! La respuesta no deja dudas ni puertas abiertas a la esperanza. No tienen vasos de plástico.

Volvemos sobre nuestros pasos y allí está Daniel. Nos espera, o tal vez no, tan sólo está allí. Sonríe ante nuestra odisea particular por un café y se pronuncia “Tomemos pues un vino”. Se incorpora y despierta a su fiel amigo que dormita a sus pies. Le deja a cargo del “negocio” mientras él está fuera, o dentro... ¿qué más da? mientras él no está.

El café deja de ser café y se convierte en un bar de tapas. Las pastas han sido retiradas y han dado paso a rebanadas de pan con tomate y jamón. El vino es el protagonista de la tarde y como buen anfitrión, se muestra gentil en tres grandes copas.

Voces demasiado altas obligan a nuestros oídos a prestar la máxima atención. La experiencia habla. La curiosidad está atenta. Nuestra mesa se eleva entre las demás e irradia una luz especial. Es presa del arte. La luz de la poesía brota entre sucios dedos y limpio corazón:


“De donde
estuve
y fue,
no seria
mi mente capaz
de desgramar
la fantasía
para suplantar
a la verdad
de una noche
un invierno
y un sitio
Padre de todos
los colores...”

Daniel García

Intento escuchar su voz entre el gentío mientras narra el poema que me acaba de regalar. Le miro. Él está entre las palabras tan bien hilvanadas y no hace caso al cigarrillo que apunto está de quemarle los dedos. De cuando en cuando, lo acerca a sus labios agrietados y aspira una sutil bocanada que al instante sale por su nariz y se esconde, como su rostro, entre su barba. Lo apura hasta el final. Como la vida que le ha tocado o que ha elegido... como la vida misma.

Salimos al frío de la noche y Daniel vuelve a su “puesto”. Coloca su mochila en el suelo para aislar del frío a su fiel amigo, que agitando el rabo, ya se acerca a él. Luego se acuclilla, deja el bote cerca de sus pies y desde esa posición, nos dice adiós.

Estamos en la zona alta de la ciudad, el casco antiguo. Irónicamente, Daniel ha elegido “La calle del reloj” . A un lado, un convento de clausura, al otro la antigua cárcel...

He recordado algo que leí en una ocasión. Los nuevos mendigos saben de marketing. Ponerse un cartel que diga: “es para vino, por lo menos somos sinceros” causa risa ,y la gente deja caer la moneda. Tengo que decírselo a Daniel, quizás es más emotivo y sensible que regalar poemas...

20 comentarios:

Paseante dijo...

“... como la vida misma...”

la libertad tiene precio, y el que pagan algunos es conocer la verdad de una noche de invierno, cada uno escoge su precio... y no hay duda que vale la pena, pues no pagaríamos por algo que no queremos.

Me pregunto cual será el precio de la mía, ¿tendré el valor para pagarlo?

À.

Amor dijo...

¡Quién fuera Daniel para poder convertir el café de poco tiempo en varios vinos de horas y horas de
Amor!
¿Me llevas a Chile? Jo.
;-)
Beso.

IGNACIO dijo...

Prefiero salir regalando poemas, a pesar de la nueva sotisticación de los mendigos.

AtiluM dijo...

Pero si paga la vuelta, no le debe ir tan mal…
Un beso con aroma a café.

fantasía dijo...

A paseante: hemos hablado ya sobre "elegir" y "aceptar", sus diferencias. Como te dije, me parece muy interesane este punto y puede que si saco tiempo, cuelgue algo aquí e invite a nuestros amigos cibernéticos a compartir sus puntos de vista. Nosotros ya hemos discutido bastante sobre el tema ;-)
En cuanto al precio de tu libertad, nadie más que tú puede llegar a saberlo. Merece la pena, ya conoces el riesgo...
Un besito

A amor: siempre hay tiempo para todo; tiempo para el café corto y tiempo para el vino largo...
Creo que no entrarías en mi maleta ;-)
Pero ¿sabes? igual antes de que salga mi avión, hay tiempo para ese vino.
Abrazo

A ignacio: comparto tu opinión y daniel creo que también ;-)
Un saludo muy cariñoso

A atilum: esa impaciencia... hace volar tu imaginación y te saca del texto :)
No he dicho quién pagó los vinos, ni siquiera he dicho cómo le va...
Eres tremendo atilum, tremendo...
Mmmm.. (me ha encantado tu beso)

aprendiza de risas dijo...

Una ola, salpicando su agua salada como perro que sacude su exceso de mojadura, me contó vuestra historia con Daniel. La verdad es que me estremeció.
Las gotitas de agua me decían ayer que es impresionante ver la manera diferente que tenemos cada uno de transmitir una misma historia vivida, por comparación de los detalles con los que ella se quedó y con los que tu guardaste dentro de ti sobre vuestro amigo compartido.
Espero que la historia continúe y que tenga un final...
Bonito.
Como se merece.

Beso de todos los colores

Silencio dijo...

Coincido con Ignacio, prefiero un poema,o una linda canción, bonito post, besitos

mar dijo...

no se muy bien como explicar que ocurre cuando leo este escrito, lo leí ayer unas cuantas veces , lo he leído hoy unas cuantas veces , se que volveré una y otra vez a leerlo. Es increíble como sus palabras te llevan ,como te reconozco,estas entera y por cierto, hermosísima.Cuentas detalles que a mi se me escaparon en mis propias narices, tres personas tres vivencias asi siempre. Cómo lo viviría Daniel, cómo contaría ese trocito de tarde , se fijaría en nuestras manos, en nuestros ojos,

soleil dijo...

De vuelta por aquí. te dejo el aire marino de Miami

nihilista dijo...

Regresé: Agradezco tu visita, Fantasía. En la vida pasan muchas cosas, entre ellas, pensar que es de tu vida. Cuanta nostalgia, ¿ no crees?

fantasía dijo...

A aprendiza: nuestros puntos de vista suelen ser diferentes. Desde donde yo estoy, recojo una información, y la forma en la que la proceso va depender de mis experiencias, creencias, etc, y "por consiguiente" (que diría aquél), es distinta a la tuya. Siempre hay diferentes versiones de un mismo hecho, tantas, como espectadores.
Bueno preciosa... cinco días...

A silencio: todo tiene cabida, pero cada cosa cuando toca.
Un besito silencioso

A mar: hola preciosa :)
Te digo lo mismo que le he dicho a nuestra aprendiza. Así funcionamos. Pero me has hecho reflexionar y has despertado mi dormida curiosidad. ¿Cómo lo has vivido tú? ¿Cómo Daniel?
Cuéntanos qué te llegó a ti de aquella fría tarde.
Pasaré a ver a "nuestro amigo" y le pediré que nos regale su punto, su verdad de una noche de invierno.
Y como una ola, nos dejamos envolver en un cálido e intenso abrazo...
PD: me ha sorprendido gratamente tu participación, mil gracias ;-)

A soleil: gracias por la brisa marina "que sube y que baja del fondo del mar, respirar..."
:)

A nihilista: "tristeza por lo que fui, nostalgia por lo que aún no he sido"
Me alegra verte, un abrazo :)

Agua En Tu Boca dijo...

Mi querida fantasía:
No preguntes, ni te preguntes, todo se resolverá, quizás no, pero qué mas da... No creo que me conozcas, ni yo a tí, pero eso no mata al deseo de fantasear...
Besos, fantasía

nihilista dijo...

Fantasía: Por favor me puedes explicar... A veces no entiendo y eso me deprime.

fantasía dijo...

A como agua para tu boca: perfecto! fantaseemos pues :) estamos en el lugar adecuado... o no
Besito

A nihilista: no hay nada que entender, simplemente compartí un pensamiento que se me pasó al leer tu comentario sobre la nostalgia.
No te deprimas y menos, por tan poca cosa :)
Besito antidepresivo

Alexis Coald dijo...

Amiga

Este escrito toca el alma,muchas gracias po el regalo.
Quedan pocos dias para que estes en mi pais, te mande un e-mail

Un abrazo feliz fin de semana

soleil dijo...

Tw deseo un buen fin de semana
Besitos argentinos

Emma dijo...

Me hizo acordar a mi en mi odisea por quedarme despierta hasta que salga el sol con tal de quedarme un rato más estudiando.
Levantarme temprano no puedo, pero gracias a mi fiel amigo CAFÉ me puedo quedar hasta la hora que quiera.
Aunque una profesora española que tengo dice que el café de acá es ESPANTOSO, al menos ayuda en su función y no me deja cerrar los ojos...

Orquidea susurrante dijo...

Ya me habia paseado por aqui, y me encapricho leyendo y luego lo dejo... y lo trarto de olvidar. Pero luego regreso, y vuelvo a leer. Ahora, junto a un cafe... con leche, solo quiero saludar y felicitar.

fantasía dijo...

A alexis: gracias por tu atención alexis. Sí, ya queda menos, dentro de poco tendré que empezar ya con la maleta :)
Estamos en contacto...

Un besito

A soleil: gracias guapa, así está siendo, un finde muy tranquilo.

Otro besito

A emma: yo soy capaz de quedarme hasta el amanecer de fiesta, pero ¿estudiando? ¡ya me gustaría tener esa fuerza de voluntad!
Seguro que tu "profe" está en lo cierto. Nos llega a nosotros mejor café, (me llevaré un par de paquetes por si acaso y si te quieres acercar a chile, lo tomamos juntas :)

A orquídea: pues bienvenida y que disfrutes de las lecturas (y del café con leche :)

||| hamahiru ||| dijo...

Vino tinto y poemas dedicados.. Fríos cuerpos y honradeces esperando una moneda. Fantástica historia. Un saludo