lunes, 10 de noviembre de 2008

Reminiscencias

Y sin saber por qué, hoy te he encontrado entre mis recuerdos.
Gracias por tejerme sueños...

“Yo no sabía que tú podías ser yo o que yo era el otro que tú habías sido en otra vida. Por eso, desde aquella tarde en que me contaste esa bonita historia bajo los árboles del parque, no dejé de buscar en tu pecho ese punto luminoso que nos identificase como un uno reencontrado.

-No hay medias naranjas ni medios limones. Hay seres que fueron y que cuando vuelven a ser se encuentran.

Me fascinaba todo lo que decías. Te escuchaba embobado y atento porque sabía que tu memoria guardaba mil hermosas historias. Y de pronto un relámpago cruzó lo más hondo de mi pensamiento y te imaginé como el mosquetero o el bucanero que yo había sido en otra vida.

-Yo sé que en otra de mis vidas fui bucanero o mosquetero. A veces me recuerdo asaltando fortalezas españolas en La Florida. Creo que navegué junto a sir Francis Drake y que llevaba un arete de oro en la oreja izquierda. El arete me lo había regalado el propio Drake aquella primavera en que cruzamos Buena Esperanza. Pero a veces me quito el pendiente y me recorto la perilla y la imagen me devuelve al mosquetero que aquel invierno cruzó las bravas tormentas de Calais para devolver a la Reina su comprometedor collar. Sé que fui yo, pero la memoria es lejana y a veces se difumina y creo que me lo he inventado todo.

-Es curioso –dijiste tú- porque yo también fui bucanero o cómplice de la Reina, y hasta creo que en el lejano Oriente, en un palacio de la exótica Bagdad fui una hermosa gata blanca. Puede que fuera la primera mujer bucanero, porque mientras me contabas el asedio a las fortalezas algo en mi mano se ha removido, como si realmente mi mano estuviera manejando el florete. Pero también he recordado de repente cómo la Reina me confió sus miedos y me dijo que sólo podía confiar en mí. Es como si ahora viera de nuevo como D’Artagnan me entregara el collar. Pero tú no eras D’Artagnan.

-Es cierto, yo era Portos y aquella noche me entretuve en lances de amor con una camarera del Cardenal.

-Pero el recuerdo más poderoso es el regazo de Sherab, la favorita del Sultán. Yo vivía en el serrallo entre finas sedas y pulseras de oro bruñido y sensuales fragancias que el perfumero del sultán extraía de los pétalos de las rosas y de mil flores cuyo nombre desconozco. Era plácida aquella vida que invitaba al conocimiento y a la reflexión. Yo observaba y aprendía porque cada mañana los hombres más sabios del Imperio acudían a instruir a Sherab. A nuestro sultán le habían contado que hubo una vez una bella mujer que se llamaba Sherezade y que fue capaz de contentar a un feroz y sanguinario sultán durante mil y una noches. Por eso nuestro sultán decidió instruir a Sherab. “Ni siquiera el cielo que promete el Profeta –dicen que pensaba en sus largos silencios el sultán- puede ser tan magnífico como la sabiduría en los labios de una hermosa mujer”.

-Es cierto que un día fuiste gata porque hoy eres más hermosa que la Sherab de los grabados antiguos y tu palabra es tan amena y sabia como fue la dulce palabra de Sherezade.


Y entonces yo me miré el pecho y dibujé junto a mi corazón un punto luminoso en cuyo fin se adivinaba la agilidad de una gata, y pensé, que encontrar a ese otro que acaba siendo tu mismo, resultaba muy sencillo, porque todo consistía en reconocerse a pesar del tiempo transcurrido.”

A. Faro
A mi amigo A. F.

13 comentarios:

Belén dijo...

Entonces es verdad eso que hay reencarnaciones?

Ya me lo olía yo...;)

Besicos

Der Pilgrim dijo...

Cuando leo tus bellas palabras, mi esencia de peregrino me recuerda la época donde en el bosque de mis sueños se hallaba una bella ninfa, y en el campo de oro me acompañaba una dulce gata de plata.

fantasía dijo...

A belen:
jeje
Me gusta pensar que sí ;)

A mike:no son mías estas letras, son de mi amigo Faro, un magnífico narrador.
Besitos

Emma dijo...

Me encantó. Llega.

ONUBIUS dijo...

He recorrido mil y una noche a través del tiempo y del espacio, entre bambalinas, a buen recaudo, regocijandome en tanta imaginación que acompaño estas reencarnaciones...genial. Ahora comprendo un poco mas, a que son debidas todas esas imagenes borrosas que danzan en mi cabeza...
Abrazzzusss...

mi despertar dijo...

Poético mi querida tanto tiempo juntas casi dos años en esta vida bloggear sin destino nuestras palabras que nunca quedarán en el olvido

Sonrisa de luna dijo...

yo tambien creo en las reencarnaciones, pero prefiero no pensar en lo que me reencarnare en otra vida, por si las moscas, jaajajajjaj
besitos y pases un buenisisisisisiisismo dia, muackkkkkkkkkkkkkkkkk

PrincesaLiz dijo...

Bonito relato. Me pasé a ver cómo estás y encuentro este precioso cuento.
Besosdeojaláestuvierasaquíparacontarte.
Liz

jaime67 dijo...

Hola cielo, a mí también me gustaría creer en las reencarnaciones, lo que pasa es que mi perrita Dama no sé si se reencarnará más ya porque era tan buena tan buena y su karma tan limpio que igual ya le dan pasaporte para el Nirvana :-) perdona... es que estoy muy triste. Te mando un beso muy grande y muchas gracias por comentarme. besos

raúl-jaime

MentesSueltas dijo...

¿Y sin saber por qué?...

Hermoso.

Te abrazo
MentesSueltas

CalidaSirena dijo...

Que hermosas letras, ojalá fuese verdad y todo fuese tan fácil, reconocerse con el paso del tiempo a veces es difícil..
Besos muy grandotes y cálidos preciosa

Darilea dijo...

Se puede ser pájaro o pluma quién sabe qué se puede ser.
Besitos.

IGNACIO dijo...

Que bellos instantes recreastes en pasado, quien sabe si no en otra vida, todos los personajes cobraran vida propia, y los viviéramos en presente, ¿Que mejor forma de reconocerse a uno mismo?Que siendo otro...

Un abrazo.