jueves, 28 de agosto de 2008

Una de cal y otra de arena

Los últimos días han sido extraños, diferentes emociones se entremezclan en mi interior. Por fin llega lo que tanto ansié, mi niña apenas ha aterrizado en su nuevo hogar, de nuevo la tengo a mi lado. Es un regalo que la vida me ofrece, no pienso desaprovecharlo. Ha sido emocionante preparar su regreso, y sus besos han pagado con creces todo lo que he hecho, que no ha sido nada, pero que ella ha sabido agradecer y que yo me he sentido tan feliz viéndola así…

Otra etapa en nuestras vidas, otra oportunidad de vivirla juntas, ella en su casa, yo en la mía, pero juntas… sabiendo que nos tenemos la una a la otra. Y la vida sigue sonriéndome, sigue ofreciéndome regalos, algunos antiguos que nunca dejé de pensar que volverían, y otros nuevos que han venido a alegrarme más si cabe la vida… Pero, entonces, ¿Por qué me siento así? En los últimos días han dejado este mundo dos personas muy cercanas a gente que yo quiero y no sé qué ha ocurrido en mi interior, no sé qué se ha removido dentro, pero a ratos, siento un gran vacío y me da vértigo asomarme a mirar… He vuelto a sentir lo que es perder, lo que es no tener nada que te alivie en tu dolor, he llorado lágrimas de naufragios antiguos, he sentido la impotencia de mi amiga al hablarme de su madre muerta, he sentido su fatiga en mi cuerpo y me he derrumbado… he vuelto a saber lo que es luchar, como dice Osho, “para darle sentido y dignidad al inmenso trastorno que la muerte provoca en nuestras vidas”.

Puede que sea cosa de la medicación -tratamiento que por fin termino mañana-. Estoy en un continuo mareo, mi sistema inmunológico ha sido tocado y supongo que en estos momentos soy muy vulnerable. Será por eso que hoy, la pena pesa más que la alegría…

“La muerte ya no me asusta”. ¡Cuántas veces he dicho esta frase! Pero el miedo sigue ahí, y cada vez que la muerte se acerca me asusto. Creo que no existe la muerte en su plenitud, creo que existe la muerte para este cuerpo que me acompaña en este viaje, pero que no hay muerte, quiero creerlo… pero no es más que un consuelo… lloro y me agito cuando alguien muere. Tengo mis creencias, creo saber… pero en realidad no sé nada. Cuanto más profundizo más sola me encuentro, nadie puede acompañarme…

“Nunca preguntes por qué. La vida no tiene ningún por qué, ni tampoco la muerte. No pueden responderse, y tampoco es necesario. La vida no es un problema que pueda resolverse, ni tampoco la muerte. Vida y muerte son las partes de un único misterio, del que nadie conoce la respuesta. Es el interrogante supremo. Así pues, todo lo que puedes hacer en ese tipo de situaciones es permanecer despierto, pues todas esas sacudidas pueden convertirse en un gran avance. El pensamiento se detiene. La sacudida es tal que la mente se nubla. Nada parece tener sentido; todo parece haberse perdido. Uno se siente extraño, como un desconocido… desarraigado. Son momentos muy significativos; son momentos en los que puedes penetrar en una nueva dimensión. Y la muerte es una de las puertas más importantes que dan a lo divino. Cuando muere alguien tan cercano como un hijo para una madre, o una madre para un hijo, es casi una muerte para ti mismo… como si hubieras muerto. Una parte de ti ha muerto. Date cuenta de que la vida es un sueño y de que todo acabará desapareciendo, más pronto o más tarde: el polvo al polvo. Nada permanece aquí. No podemos construir nuestro hogar aquí. Es un parador, una posada para pasar las noches, y partir al amanecer. Pero hay algo que sí es constante y permanente: tu observar, tu presenciar. Todo lo demás desaparece, va y viene; sólo el testigo permanece. Obsérvalo todo. Sé el testigo y no te identifiques. No seas una madre. Sólo sé el testigo, un observador silencioso. Ese observar te ayudará enormemente. Es la única llave que abre la puerta de los misterios. No es que solucione nada, sino que te hace capaz de vivir lo misterioso de manera total.”
De "El libro de la vida y la muerte"
Osho

Un ciudadano acaba de ganar un premio gordo de la lotería. Cuando delante de los periodistas le entregan un cheque multimillonario, un entrevistador le pregunta:
-Se siente contento, ¿verdad?
-Sólo a medias… Tengo muy mala suerte. ¡Había comprado dos números de lotería, pero al segundo no le ha tocado nada!

28 comentarios:

CalidaSirena dijo...

La muerte a mí también me da mucho miedo, aunque no pensamos en ella, hasta que vemos o sentimos a personas cercanas que se han ido, quizás en esos momentos es cuanto más conscientes somos de que cualquier día podemos ser nosotros y pensamos en lo que dejaremos, a cuantas personas queridas que no podremos seguir, que no podremos sentir...Pero la vida es así, y lo ideal sería que nos hicieramos fuertes y superasemos ese miedo que tan arraigado lo llevamos...
Animo preciosa y disfrutemos de la vida día a día todo lo que podamos..
Besos cálidos

Jorge Luis Jaimes dijo...

hola tu blog es una fantasia. y con comentarios hermosos de mi querida sirena.
excelente blog.

mil besos desde venezuela.

jorge luis.

burt dijo...

Hola guapa:

Es una pena que lo único seguro que tenemos en la vida es la muerte y nunca nos acostumbramos a convivir con ella, pero esto funciona así. En unos días se pasará y entonces difrutarás más de la presencia de tu niña.

Besicos a las dos.

Morgoth dijo...

La muerte es quizás uno de los asuntos que más me ha preocupado desde niño.Pensé que con el tiempo conseguiría entenderla,pero no ha sido así.Pasan los años.El ateísmo acrecienta el terror a la nada.El egoísmo siempre creciente con la edad, multiplica el dolor de las ausencias y el vacío que dejan en tu vida y en las de los que te rodean.Creo que mi problema reside en asumir que hay cosas que sencillamente no han de entenderse.Son así y punto. Un beso fanta.Por unos días demasiado inmerso en tantos ruidos que no he tenido tiempo de sumergirme en estos adorables silencios.

mi despertar dijo...

Te aplaudo por el escrito
Besos mi querida

Belén dijo...

Yo que creo que es normal lo del miedo a la muerte... no debe ser miedo a la muerte en si, mas bien es miedo a lo desconocido...

El miedo a algo tan profundo solo se siente, si se siente, cuando estás a las puertas de ella...

Besicos mi niña!

Wilde dijo...

Jo! Que entrada más especial Fantasía, podría comentar tantas cosas, uf! Pero seré breve:

1. nadie tiene miedo a la muerte, tenemos miedo a la vida. Por tanto, lo desconocido nos aterra. El miedo es una necesidad, como decía el anuncio, quién no siente miedo, no está vivo.

2. tener a alguien con quién sabes que pase lo que pase siempre os tendréis la una a la otra, o lo que sea, es una gran suerte. Hay gente especial.

3. Un besazo, espero que todo vaya genial.

lully desnuda dijo...

Hola amiguis!!

Da gusto verte aprovechar con absoluta felicidad, la grata compañía de tu hija.

En cuanto a la muerte, lo he pensado mucho últimamente desde que mi padre partió hace tres meses de estas coordenadas terrenales. No le temo a la muerte pero sigue siendo ese gran misterio. Lo que no me gusta es no poder hablar con las personas que se han ido, quisiera hablarle a mi padre e interactuar con él apesar de que su espiritu es lo único que resta, el cuerpo se marchitó, ya no le servía. Respiro profundo.

Un abrazo sensible!

Kostas Kamaki dijo...

La muerte, es parte de la vida: vivir con miedo a la muerte, es no vivir; vivir con miedo a la vida, es morir; vivir sintiendo que estás viva, es no morir y dejar que la muerte venga, cuando venga, tal cual.

Besos de vida.

Beat dijo...

Hermoso texto, en serio te lo agradezco.
En un texto de una dramaturga inglesa dicen:
-"eres una bella persona, pero piensas demasiado"-
ha sido así para mi, como tu lo dijiste para esos momentos en que uno ve la muerte mas cerca y no te das cuenta de cuando se vino acercando a uno, pero, es solo la percepción visual, hay mas sentidos me dijo alguien.
He amado tus palabras, te mando un beso y un abrazo que espero te llegue a pesar de la distancia.

SUSANA dijo...

Acompaño tu escrito desde el corazón. Precioso, conmovedor.

Porque soy madre (de único hijo)un alma libre que volará en cualquier momento, porque tengo mis duelos y también porque humana al fin, le temo a las despedidas y a mi propia despedida. No puedo evitarlo.

Te dejo un enorme abrazo. Disfruté compartiendo este trocito de vida y ese final...exquisito para rematar.

Anónimo dijo...

siempre te pasara lo mismo hermana
caminas y caminas y dices saber y comprender, pero al final siempre estas en el mismo punto.
para saber lo que es un buey...hay que montarle. y despues de eso...podemos distinguir hasta los escrementos.
dices bien...
cuanto mas profundizas (me gustaria conocer tu tecnica jejeee) mas sola te encuentras.
pues deberias de aprovechar ese descubrimiento cielo, no creas que es tan facil llegar a ese punto.
de cualquier forma...sabes que siempre tengo cafe caliente.
un abrazo hermana.

Emma dijo...

qué cosa, últimamente he estado pensando en la muerte. Tal vez Casper tenga razón y sea como nacer pero alrevez. Miraba a mi primita recién nacida, que necesitaba la guía de sus padres para comer y tamibén para estar limpia. ¿Al morir vamos a ser tan "nuevos en la vida" como un recién nacido?
Lo bueno del tema es que a todos nos va a tocar conocer la respuesta en un determinado momento.

Darilea dijo...

Es un tema que casi siempre intento ignorar, me asusta, o mejor me aterroriza, aunque todos tengamos que caminar por su camino.
Besitos me erizaste la piel con este post.
:-) Cuidate mucho.

Minerva dijo...

Mi frase favorita: "Conócete a tí mismo" versaba el cartel frente al Oráculo de Delfos.

ONUBIUS dijo...

La muerte es de lo único que podemos estar seguro en esta estación hacia no sabemos donde, el miedo a ella no debe rescindir nuestra espera a simples migajas...disfrutar de los manjares,aprender de lo podrido y sobre todo no quedarse anclado hace que la espera sea menos tediosa.Son dos días...por que nublarlos con algo que cuando llegue llegara...Abrazzzusss...

Anónimo dijo...

fanta,mis amigas,vamos en la misma barca, a ver si pasa esta ola de confusión, ¿soplamos juntas? te quiero
marimar,,,,,

IGNACIO dijo...

Cuando has conocido el miedo, en la mayoría de todas sus facetas, más por temas físicos el temor a la muerte desaparece al completo, te diría que en casos de dolor se desea... Siempre quedan reencuentros que nos hacen olvidarnos por momentos, la muerte no es el final de nada, tal vez el principio del TODO.

Besos.

amor es libertad dijo...

fantasía, quiero estar contigo ahora, también en los momentos bajos, también quiero estar

bs

Clip dijo...

pues opino que hay cosas que me dan miedo y cosas que no, pero tu blog es una isla de fantasia
me encanta explorarlo

Tormenta. dijo...

No sé, yo tal vez tenga miedo al dolor fisico, pero vamos, desde la distancia, y que no te conozco de nada, te mando un abrazo, que siempre vienen bien, y pá lante guapa..

ysraelg7 dijo...

Precioso escrito... tienbes una forma unica de decir las cosas......

confieso que la ultima parte me hizo reir... pero no de burla.


Un beso.

Réckiem dijo...

Una vez Yazi, el conejo blanco de la suerte, sacó para Aisha, una anciana asustada por los pocos años de vida que le quedaban, la siguiente papeleta escrita por el viejo Salih.
"Cada minuto que pasa es como la ostra que esconde una de las perlas más bonitas del mundo entero.
Abre la ostra, coge la perla y al anochecer tendrás un collar entero."
Tu anocher esta lejísimos, no te preocupes, y cuando llegue ese momento estoy segura de que no tendrás un sólo collar sino miles y miles.
Un abrazo cibernético.

SUSANA dijo...

Fantasía:

He pasado para leerte nuevamente y vuelvo en tu próximo post!

Un abrazo!

Gittana dijo...

La muerte si me asusta, y sobre todo me asusta el imaginar que sea dolorosa, porque más que miedo a la muerte le tengo pánico al dolor fisico...

Que bueno que esta acompañada de tu niña...

Besos...

anonetoy dijo...

Paseo por blogs vecinos luego de meses de ausencia. ¿Cómo andas, guapa? Siempre pensé que desbordabas vida en cada frase que escribías. Hoy lo confirmo, nuevamente.

Supermamá dijo...

Ya estoy de regreso de mis vacaciones blogueras. De regreso a la cuna del pensamiento para deleitarme con las vibraciones y versos de los sentimientos... ajenos.

Un fuerte abrazo amiga mía ...
bss

Rebelde dijo...

¡La muerte...la vida!, la vida es el preludio de la muerte pero hy que vivirla sin pensar en que algún dia llegar esa compañia para la etermidad por que si vives pensando en ella seguro que muy pronto te acompañaré.
Para solo existe la VIDA, lo otro.....ya llegará.

Quiero invitarte a pasar por mi casa y tomarte una copa en una fiesta que mañana organizo y en la que me gustaria entregarte un obsequio.

Te espero.
Besos rebeldes desde el sur